Imprimir esta página
Rodrigo Ferro Ruiz Escrito por 
Martes, 02 Diciembre 2014 12:48

(AUTO)TEST DE INNOVACIÓN

Valora este artículo
(6 votos)

En nuestro diario quehacer nos encontramos con el dilema de enfrentar a empresas que consideran que están innovando cuando en realidad sólo están hablando del tema.

 

Por supuesto, también encontramos empresas que hacen su propio y muy buen examen de conciencia, reconociendo que están en el camino de la innovación y dispuestas a escuchar sobre el tema y a empezar a actuarAlgunas otras incluso han ingresado a pomposos clubes de innovación con la esperanza de aprender de otras empresas, cuestión que existe desde hace décadas…


Queremos entonces compartir unas sencillas preguntas con la esperanza de contribuir a que muchos empresarios (sin importar su procedencia o tamaño de compañía) descubran si están en el 
camino de la innovación.

 

1) ¿Desde cuándo está en el proceso de innovar?

 

La innovación es un tema relativamente nuevo como tendencia gerencial. No hablamos de I+D (la cual tiene mucho más años) sino de cultura de innovación. Si su empresa trabaja en innovación desde hace más de 5 años, podría estar innovando. Si no, está empezando… a hablar del tema…

 

2) ¿Cuánto de su presupuesto está invirtiendo en innovación?

 

No hablamos de su presupuesto de marketing, el cual es diferente. Si su empresa es de las que sube los presupuestos de ventas y recorta los de marketing (y publicidad), casi con seguridad no está invirtiendo en innovación o está invirtiendo muy poco. Si su inversión es permanente y creciente, está en el camino correcto…


3) Si invierte en innovación, ¿en qué lo hace?

 

La inversión de innovación no debería aplicarse sólo a productos y servicios, sino también al desarrollo de su gente y a nuevos emprendimientos (sin perder el foco). ¿Cuántos de sus empleados han sido patrocinados por su empresa para llevar a cabo estudios superiores? Es un indicador sencillo pero diciente…


4) ¿Está compitiendo por precio?

 

La innovación es valor agregado puro, razón por la cual su empresa no tiene por qué competir por precio. Tal como hemos mencionado en nuestro blog (http://crecimiento innovacion.blogspot.com), países como Estados Unidos, Israel y Suiza tienen una gran capacidad de innovación y, por ello, no venden barato. Si su empresa está innovando, ¿está cobrando por ello? Si compite por precio, puede que no esté innovando.


5) ¿Está mejorando su productividad?


Otro lugar común es asociar la innovación con “el bombillazo”. Si su proceso de innovación no contribuye a mejorar su competitividad tal vez no es tan innovador como cree. Suele ocurrir que las empresas se desviven por vender más, no por vender mejor (con mayor margen).


6) ¿La innovación está produciendo conocimiento?

 

Hágase una pregunta sencilla: ¿ha tenido o tiene alguna alianza con alguna Universidad para producir conocimiento? Otra pregunta simple: ¿cuándo fue la última vez que realizó una investigación (no de mercado)? Si bien la desconexión con la academia es evidente, es un hecho que las partes tienen mucho que aportarse mutuamente, sobre todo en pro del avance en innovación. La gran barrera es la falta de disciplina.

Procesos de co-creación e innovación abierta contribuyen a la generación  de ideas (pocas veces a su ejecución).


7) ¿Su empresa tiene cultura de innovación?


La innovación lucha todos los días contra los paradigmas. Tener un plan de trabajo para generar cultura de innovación le ayudará a generar diferenciación competitiva y a atraer talento más allá del salario u otros beneficios compensatorios. Siempre recomendamos evitar los comités porque son como los clubes: excluyentes y paradigmáticos.

8) ¿Cómo está su registro de patentes?


La prueba final del proceso de innovación es el número de patentes que una empresa tiene (bien sea en su haber o en proceso). Entendiendo que en Latinoamérica no tenemos esa cultura, sumado al hecho de que siempre recomendamos empezar con asuntos más sencillos, es importante que su empresa piense si le interesa llegar a este nivel de innovación, al cual se accede después de años de trabajo, persistencia y pensamiento disruptivo.

 

Si responde sinceramente, ahora entenderá en qué nivel de innovación está su empresa realmente. No se desanime si las respuestas indican que no es innovador. Empiece por reconocerlo y piense por dónde empezar con los recursos que tiene actualmente, pues la innovación no es un asunto de empresas grandes sino de empresas inteligentes.

Visto 1511 veces Modificado por última vez en Martes, 02 Diciembre 2014 12:58
Rodrigo Ferro Ruiz

@AZULinnovacion

Escogido como uno de los 100 mejores Gerentes del país por la Revista GERENTE.

Especialista en Gerencia de Mercadeo y comunicación estratégica, con dos décadas de experiencia en Branding, marketing, publicidad y comunicación.

Profesor universitario de cátedras sobre mercadeo, ventas y publicidad y ha participado en diversos seminarios y simposios  especializadas en estas áreas.

Lo último de Rodrigo Ferro Ruiz