Imprimir esta página
Rodrigo Ferro Ruiz Escrito por 
Viernes, 17 Octubre 2014 16:22

Innovación: más que creatividad

Valora este artículo
(5 votos)

La innovación debe trascender el proceso creativo. Suele pensarse que la innovación es exclusivamente un sinónimo de creatividad. Nada más lejano a la realidad, sobre todo considerando la gran cantidad de trabajo que sobreviene después del proceso de ideación.

 

El proceso de ideación genera mucha felicidad (endorfinas y dopamina). El trabajo posterior no tanto. Por eso todo el tiempo leemos artículos, notas, blogs y demás contenidos sobre el proceso de ideación.

 

Las empresas, y la gente que trabaja en ellas, están obsesionadas con la creatividad. Se busca a diestra y siniestra pero no se analizan las consecuencias de no ver el proceso creativo completo. Como no hay fórmula mágica para la creatividad, la información que pretende establecer un único y “salvador” método creativo abunda.Cada quien se arroga una teoría más “eficiente” que las demás, con miras –la mayoría- a descubrir el camino mágico hacia la felicidad o hacia el éxito.

 

¿Cuáles son algunos lugares comunes de estos métodos “mágicos”? Uno de ellos es evitar el bloqueo a la creatividad. Lo que llaman “bloqueo” hace parte del proceso mismo y es la razón por la cual la creatividad no es un manantial eterno del cual todos bebemos. Un bloqueo es lo que hace que se tomen caminos distintos, diferentes, alternativos… incluso más creativos. Temerle al bloqueo es como temerle al toro siendo torero. Otro lugar común es que la creatividad es “libertad total”. ¿Acaso Edison la tuvo cuando inventó, por ejemplo, la bombilla? No. Los recursos siempre son limitados.

 

Se aplica verdadera creatividad cuando se aprovecha lo que se tiene y no cuando se trabaja anhelando lo que no. Otra cuestión con la que lidia el proceso creativo es con la frase “pensar fuera de la caja”. En un proceso creativo hacerlo no siempre significa ir en la dirección correcta. A veces hay que pensar dentro de la caja. Otras veces hay que desarmar la caja para ver qué tiene adentro y ver si hay algo que estamos pasando por alto pero que es tan obvio que no vemos.

 

En mi caso, el lugar común favorito es el del ya famoso “bombillazo”. Hemos visto tal cantidad de caricaturas (recuerden que los estímulos se fijan con mayor fuerza en el cerebro antes de los 7 años) que aún creemos que la creatividad es una musa que vendrá a nosotros (incluso con ayuda de sustancias alucinógenas).

 

Si hay algún sinónimo de creatividad, ese es el trabajo. El trabajo disciplinado. El trabajo planificado. El trabajo metódico. Ese que es aburrido por fuera pero gratificante al final. Ese es el trabajo que produce innovación. La creatividad por sí misma no produce innovación. Produce ideas. Esas ideas, con trabajo, pueden llegar a convertirse en innovación. Hay una enorme discusión sobre el significado de innovación. No lo dude: innovación es el resultado de mucho trabajo que le permite a usted (y a su empresa) agregar valor a los consumidores más allá de lo que hace su competencia. Por esta razón, en vez de recomendarle un método de ideación, le invito a echar menos globos y a trabajar más en aquellas ideas que considera, de verdad, que ayudarán a su empresa a dar un salto competitivo.

Visto 1425 veces Modificado por última vez en Viernes, 17 Octubre 2014 16:45
Rodrigo Ferro Ruiz

@AZULinnovacion

Escogido como uno de los 100 mejores Gerentes del país por la Revista GERENTE.

Especialista en Gerencia de Mercadeo y comunicación estratégica, con dos décadas de experiencia en Branding, marketing, publicidad y comunicación.

Profesor universitario de cátedras sobre mercadeo, ventas y publicidad y ha participado en diversos seminarios y simposios  especializadas en estas áreas.

Lo último de Rodrigo Ferro Ruiz